LlámanosPide Cita

Temblores por ansiedad, ¿cómo gestionarlo?

pérdida-de-apetito-por-ansiedad-(1)
Ansiedad y falta de apetito, ¿cómo se relacionan ambas?
julio 1, 2021
estrés-por-teletrabajo
¡Tengo Ansiedad por el teletrabajo! ¿Qué hago?
agosto 10, 2021
Mostrar todo
temblores por ansiedad que son
Tiempo de lectura: 4 minutos

La ansiedad se define como un trastorno psicológico, pero este también afecta en gran medida a nuestro cuerpo. Los temblores por ansiedad son un ejemplo de cómo una preocupación o miedo inicial se asienta hasta convertirse en un estado de intranquilidad constante.

Son muchas las personas que padecen ansiedad en España y las que deben enfrentarse día a día a los síntomas que esta produce. En este artículo veremos por qué se producen los temblores por ansiedad y qué pautas puedes seguir para gestionarlos y lograr sentirte mejor. 

La ansiedad: ¿cómo afecta a nuestro cuerpo? 

Como ya he mencionado en artículos posteriores sobre qué es la ansiedad o cómo puede afectarnos, esta solo es una respuesta natural de nuestro cuerpo a situaciones amenazantes. De esta forma, cuando nuestro cuerpo siente que estamos en peligro, su principal función es lograr que este adquiera la fuerza suficiente y que esté preparado para hacerle frente.

Nuestro cuerpo se vuelve tenso y empieza a liberar adrenalina. Permanecemos alerta y nuestro tren de pensamiento se acelera, comenzamos a elaborar miles de posibles escenarios y respuestas para reaccionar de forma rápida y efectiva.

Ansiedad anticipatoria, ¿qué es?

El problema reside cuando esa situación de tensión se alarga en el tiempo, y la ansiedad se alarga hasta el punto de estar presente incluso en situaciones que anteriormente no considerábamos amenazantes.

De todos modos, ello también dependerá del tipo de ansiedad que se trate. En algunas ocasiones la ansiedad estará causada por un trauma en la infancia y esta aparecerá cada vez que nos encontremos en una situación similar a la que nos causó el trauma. En otras ocasiones, se puede tratar de ansiedad generalizada, por lo que sentiremos miedo e inseguridad al realizar tareas normales y cotidianas que anteriormente no nos afectaban.

  Los 5 tipos de ansiedad más frecuentes

Entonces, ¿cómo se relaciona todo esto con los temblores por ansiedad?

¿Por qué se producen temblores por ansiedad?

reducir temblores ansiedad

Al igual que la ansiedad, los temblores son una respuesta natural de nuestro cuerpo frente a una situación de alto estrés. Dependiendo de la persona, estos pueden suceder en distintas partes del cuerpo: las manos, el pecho, un párpado e incluso los labios o el cuello.

¿Por qué se producen? Tras un periodo de estrés y adrenalina prolongado, nuestro cuerpo ha acumulado una gran tensión y necesita liberarla de alguna forma. El mecanismo que este ha desarrollado son los temblores. Piensa que después de haber mantenido tus músculos quietos durante un largo tiempo, estos necesitan destensarse, necesitan movimiento.

Por ello, generalmente las zonas del cuerpo que te temblarán serán aquellas en las que has acumulado una mayor tensión, aquellas que, sin querer, tiendas a apretar con mayor tendencia cuando tengas estrés.

¿Cómo podemos gestionar los temblores por ansiedad?

¿Qué hacer para poder sentirte mejor?

Es importante que antes sepas que un artículo como este puede brindarte pequeñas pinceladas sobre qué es lo que te está ocurriendo y qué puedes hacer, pero si te encuentras en una situación de gran ansiedad, debes recurrir a la ayuda de un especialista.

Hay muchas formas de gestionar los temblores por ansiedad, pero la verdadera solución es trabajar el problema desde la raíz. Si sientes que algo no está bien, ponte en contacto con una consulta de psicología experta en ansiedad.

Permítete sentir la ansiedad y perder el control

Cuando sientas que tu cuerpo comienza a temblar, busca un lugar tranquilo y apartado en el que poder relajarte cómodamente. Si estás en tu hogar, la mejor opción es que te recuestes sobre tu cama y que dejes a tu cuerpo temblar.

  ¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad?

Cuando estamos sufriendo un ataque de ansiedad o de pánico, lo más probable es que queramos mantener el control. La imposibilidad de mantener la calma hace que nos estresemos aún más y que la ansiedad que sentimos sea mayor.

Por eso, deja a tu cuerpo prepararse, deja que la ansiedad llegue y dale la bienvenida. Respira profundamente y recuerda que esto solo es un momento, que el ataque cesará y que podrás sentirte mejor.

No pasa nada por perder el control, eres una persona humana y tienes derecho a ello, más si estás pasando por un momento de mucho estrés.

Busca las fuentes de estrés en tu vida

Haz análisis de tu día a día y piensa qué situaciones o qué momentos te generan mayor ansiedad. ¿Cómo puedes lograr aliviarla? ¿Conoces alguna forma de eliminar esos momentos? ¿O de hacerlos más llevaderos?

Piensa qué partes de estrés de tu día a día no son buenos para tu salud: pasar 12 horas trabajando, una relación tóxica, tomar cafeína, un plan de trabajo desorganizado, exceso de actividades al día, etc. Si atentan contra tu malestar, quizás sea el momento de ponerles solución.

Por otro lado, habrá situaciones que te generen ansiedad y contra las que no puedas hacer nada: quedar con grandes grupos de gente, coger el tren para ir al trabajo, hablar en público, conducir, etc. Para ellos, la mejor alternativa es hacerles frente una y otra vez hasta que finalmente los superes.

También puedes añadir elementos que te aporten tranquilidad para reducir el nivel de ansiedad que te proporcionan (ver una serie en el tren, ponerte ropa cómoda en una presentación, ponerte tu música favorita mientras conduces…)

  Conoce todo lo que debes saber sobre la ansiedad flotante

Haz hueco para hábitos más saludables

ansiedad y temblores

Como siempre, y aunque resulte un reto al principio, debemos apostar por hábitos más saludables para reducir los temblores por ansiedad y la ansiedad en general. Estos hábitos incluyen dormir suficiente, comer sano y nutrir tu cuerpo con alimentos de calidad, mantener un ritmo de vida activo, hacer ejercicio y dejar de consumir azúcares y bebidas con cafeína, así como alimentos procesados.

Realizando pequeños cambios poco a poco con algo de esfuerzo, verás cómo logras sentirte mucho mejor, recuperas el optimismo y las ganas de hacerle frente a tu día a día.

Ir a terapia no tiene nada de malo. De igual forma que irías al médico si tienes tos, debemos ir a la consulta de psicología cuando tenemos ansiedad. Este paso es clave para desarrollar herramientas que te ayuden a calmar la ansiedad y además reducirla enormemente.

Desde Psicología Nafría te brindo mi apoyo más sincero y ayuda en estos momentos difíciles por los que puedes estar pasando. Puedes ponerte en contacto conmigo sin ningún compromiso para saber más sobre cómo trabajamos en mi consulta y cuáles son mis tarifas.

Siguiendo estas pautas, notarás cómo los temblores por ansiedad se reducen. Mucho ánimo.

Comentario Terapeuta

Patricia Nafría Vicente

Psicóloga sanitaria y Neuropsicóloga. Mente inquieta en formación continua.
Si te sientes identificado/a con mis artículos, no dudes en contactarnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PIDE CITA