duelo en psicología
¿Qué es el duelo en psicología? ¿Cómo se manifiesta?
julio 10, 2018
Mostrar todo
ataques de pánico

Ante una situación real de peligro para la integridad personal, cualquier individuo pone en marcha sus mecanismos mentales de alerta máxima y defensa física a la vez que se desencadenan reacciones emocionales de tensión y angustia dentro de los mecanismos adaptativos vitales en los que no existe ninguna desadaptación psicológica, pero si se producen ataques de pánico.

¿Qué son los ataques de pánico?

Sin embargo, algunas personas desarrollan de manera muy intensa este tipo de síntomas y reacciones sin que exista una causa objetiva real, ante una percepción que es únicamente subjetiva, de peligros que solo lo son por una distorsión de la manera de procesar determinadas informaciones por parte de esas personas, pero cuyas consecuencias derivan en lo que en psicología se conoce como trastorno de pánico, o ataques de pánico.

Por tanto, cuando las personas sufren estos tipos de ataques de pánico, viviendo una situación crítica en la que piensan que se va a morir inminentemente, se producen las mismas sensaciones de angustia, y un sufrimiento tan intenso como si estuviera pasando realmente, generando sensaciones que hacen creer que se está produciendo un infarto, u otra situación terminal.

Puede que no sepas que el trastorno de pánico no es muy excepcional, y que afecta a una gran cantidad de personas que como consecuencia de haber sufrido en algún momento este problema, ven su vida muy limitada.

Tras haber sufrido ataques de pánico y ansiedad, quienes los han padecido tienen mucho miedo de que puedan volver a repetirse, por lo que evitan salir a la calle, incluso para realizar las tareas cotidianas más básicas, y por supuesto descartan realizar cualquier actividad de ocio que exija salir de casa.

Los ataques de pánico están asociados con otros trastornos psicológicos como la ansiedad o la depresión, y también es más fácil su aparición ante el consumo de sustancias tóxicas como las drogas o el alcohol.

¿Cuál es la causa de los trastornos de pánico?

Los trastornos de pánico se producen por una incorrecta activación de los mecanismos naturales de alerta y defensa de forma innecesaria, en la que interviene una predisposición física en un momento dado de saturación por esfuerzo, asociada a una situación de alta tensión psíquica en situaciones traumáticas de difícil asimilación.

Para entenderlo mejor, los trastornos de pánico se producen frecuentemente tras sufrir duros golpes vitales como puede ser la pérdida de un ser querido, un cambio drástico de recursos económicos y forma de vida, o un divorcio traumático.

ataques de pánico

Los ataques de pánico desencadenan una serie de síntomas físicos como problemas respiratorios, taquicardia, vértigo, e intensa sudoración entre otros, sensaciones que a su vez agudizan el miedo ante ese intenso mal estar en el que la persona piensa que está muriendo.

¿Quiénes pueden sufrir ataques de pánico?

Se sabe que frente a una tercera parte de los hombres que acuden a ayuda psicológica para superar un ataque de pánico, el porcentaje de mujeres es de aproximadamente el doble.

También se pueden producir ataques de pánico en la etapa infantil, sin embargo, generalmente estos trastornos afectan a personas en edad adulta más habitualmente a partir de los veinticinco años.

¿Cuáles son los síntomas de los ataques de pánico?

Los ataques de pánico disparan una tensión del sistema nervioso que actúa produciendo una gran cantidad de alteraciones incontrolables en un buen número de órganos, por lo que la sensación de malestar es límite, y se produce mentalmente un gran pánico al pensar que se está a las puertas de la muerte.

La reacción inmediata, ante los síntomas de ansiedad y pánico, es acudir a urgencias de un hospital para recibir ayuda médica, pero cuando después de realizar todos las pruebas y aplicar los protocolos de urgencia, no se puede establecer un diagnóstico de enfermedad orgánica, hay que plantear al paciente la necesidad de acudir a la consulta de un psicólogo para reducir las consecuencias y secuelas asociadas al ataque sufrido.

Cuando la conclusión médica es que se ha sufrido un ataque de pánico, se prescriben ansiolíticos y antidepresivos, y se explica al paciente que lo que ha pasado está desencadenado por una fuerte ansiedad que debe ser tratada con una adecuada psicoterapia.

Para que realmente se produzca un diagnóstico por ataque de pánico, se deben identificar al menos cuatro de los siguientes síntomas:

  • Aceleración del pulso.
  • Visión borrosa.
  • Hormigueo, temblores, entumecimiento de las extremidades o sensación de debilidad.
  • Rigidez de nuca.
  • Dolor de pecho.
  • Sensación de mareo, vértigo o desmayo.
  • Aceleración del ritmo respiratorio, o dificultad respiratoria y para tragar.
  • Sudoración excesiva.
  • Sensación de miedo a perder totalmente el control y enloquecer.

Las personas que han sufrido ataques de pánico y ansiedad refieren que el simple recuerdo provoca nuevos síntomas, por lo que el tratamiento psicológico posterior es de total importancia para evitar repeticiones y eliminar las secuelas.

ataques de pánico

Terapia para el trastorno de pánico

Tal y como hemos comentado más arriba, una vez que se descartan los problemas físicos, y el consumo de sustancias tóxicas, se establece el diagnóstico médico y psicológico sobre el trastorno de pánico, para aplicar el tratamiento más adecuado que puede combinar:

  • Ayuda de un psiquiatra que prescribirá un tratamiento con fármacos, y realizará los controles oportunos para reducir, o aumentar la medicación, en función de la respuesta que se vaya obteniendo.
  • Ayuda de un psicólogo que utilizará las psicoterapias más adecuadas a cada caso, entre las que la terapia cognitivo conductual es una de la que aporta mayores beneficios, evitando en muchos casos el uso de ansiolíticos, y antidepresivos.

El psicoterapeuta sabe cómo tratar las crisis de pánico, y ayuda al paciente a enfrentar la situación, facilitando nuevos recursos para que la persona se posicione frente al problema con mayor fuerza y seguridad, dado que no es posible saber si los ataques de pánico pueden repetirse posteriormente en alguna ocasión.

La psicoterapia también puede combinar técnicas de relajación para evitar la ansiedad generalizada y disciplinas como el yoga, que ayudan a mantener el estado de calma, y a regular y controlar la tensión.

Si has sufrido un ataque de pánico no te refugies entre cuatro paredes atiborrándote a fármacos, y pide ayuda ya, porque reduciendo la ansiedad y el miedo, y utilizando las técnicas de psicoterapia que te vamos a enseñar, puedes dejar atrás el temor ante la ansiedad y pánico, para vivir una vida más plena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *