LlámanosPide Cita

Trastorno desintegrativo infantil – Diagnóstico y soluciones

sindrome de Gills de la Tourette
Síndrome de Gills de la Tourette | Síntomas y tratamiento
diciembre 9, 2020
mutismo selectivo
Mutismo selectivo | Qué es y cómo tratarlo
enero 11, 2021
Mostrar todo
trastorno desintegrativo infantil
Tiempo de lectura: 4 minutos

El trastorno desintegrativo infantil también conocido como síndrome desintegrativo de la infancia, síndrome de Heller o psicosis desintegrativa. Se trata de una enfermedad poco común que está incluida dentro de los trastornos de Espectro Autista.

En este artículo del blog de Psicología Nafría te cuento qué es el trastorno desintegrativo infantil, su diagnóstico y las diferentes soluciones para tratar dicha enfermedad.

¿Qué es el trastorno desintegrativo infantil?

El trastorno desintegrativo infantil se trata de una alteración psicológica que se caracteriza por su aparición tardía, niños y niñas alrededor de los 3 o 4 años de edad, y afecta sobre todo al desarrollo del lenguaje, las habilidades motrices o la función social.

Normalmente, el niño o niña que sufre este trastorno tiene un desarrollo normal, pero en el momento en el que se manifiesta esta enfermedad, dicho desarrollo se interrumpe y afecta a las habilidades cognitivas y comunicativas, e incluso, experimenta un tipo de regresión de las capacidades ya adquiridas.

Se incluye en los trastornos de espectro autista, como lo son el síndrome de Asperger o el autismo, pero a diferencia de estos, el trastorno desintegrativo infantil se caracteriza por su aparición tras el desarrollo normal del niño.

Como habrás podido comprobar este trastorno tiene muchos nombres, uno de ellos, “el síndrome de Heller” se debe a su investigador Theodore Heller, un educador austriaco que descubrió esta enfermedad en el año 1908.

El trastorno o síndrome desintegrativo infantil fue descubierto tiempo antes que Leo Kanner descubriera el autismo. Sin embargo, su reconocimiento fue tardío, hasta hace unos pocos años.

  Trastorno disocial | Síntoma, Causas y Tratamiento

trastorno desintegrativo infantil

Síntomas del trastorno desintegrativo infantil

Tal y como he explicado antes, los primeros síntomas del trastorno desintegrativo infantil comienzan a aparecer a la edad de los 3 años. Sin embargo, cabe la posibilidad de que aparezcan hasta los 10 años.

Los síntomas se dividen en tres grupos: área del lenguaje, área psicomotriz y área social, estos son los principales:

  • Pérdida total o parcial de la capacidad del lenguaje, tanto oral como escrito.
  • En los casos en los que el niño no ha perdido totalmente la capacidad del lenguaje, pueden producirse ecolalias (imitar o repetir sonidos, palabras, frases, etc.)
  • La dificultad de poder hablar o comprender a terceros puede derivar en el aislamiento y, por ende, no querer comunicarse con los demás.
  • Muestran apatía o desinterés por las actividades lúdicas.
  • Pérdida total del control de los esfínteres y/o enuresis.
  • Pérdida de la motricidad fina y motora.
  • Incapacidad para moverse, andar, correr, saltar o realizar determinados movimientos con el cuerpo.
  • Movimientos o gestos repetitivos de forma involuntaria.
  • No hay reciprocidad social ni emocional, carece de empatía.
  • Irritabilidad
  • Ansiedad
  • Incapacidad para ejecutar las actividades cotidianas del autocuidado (asearse, comer solo, lavarse los dientes, vestirse, etc.)
  • Pérdida de interés hacía terceras personas y del entorno en general, incluso del mundo que le rodea.

Los niños que sufren el trastorno desintegrativo infantil muchas veces presentan otros trastornos como, por ejemplo, síndrome de Asperger o la enfermedad de Schilder, o bien patologías neuronales como, por ejemplo, al esclerosis tuberosa.

Si has observado uno o varios de los síntomas anteriormente mencionados, y crees que tu hijo está sufriendo una regresión de sus capacidades cognitivas y comunicativas, desde Psicología Nafría podemos ayudarte.

  Bipolaridad en la adolescencia: Síntomas y causas

Contamos con un excelente equipo de profesionales que estudia cada caso para garantizar una atención personalizada.

Causas del trastorno desintegrativo infantil

Hoy en día los expertos todavía no han podido determinar las cusas que expliquen el trastorno desintegrativo infantil. Las investigaciones realizadas hasta la fecha excluyen las causas neurológicas o médicas como principal detonante de esta enfermedad, puesto que no existe ninguna razón científica que lo expliquen.

Algunos científicos consideran que este trastorno se debe a alteraciones neurobiológicas en el cerebro del menor. Muchos niños diagnosticados con esta enfermedad presentan un electroencefalograma, que mide la actividad eléctrica cerebral, anormal.

Por otra parte, también puede deberse por varios motivos, ya sea por un cuadro infeccioso en el sistema nervioso, anomalías cerebrales, esclerosis tuberosa, convulsiones, e incluso por un hecho traumático.

Otros entienden que la causa de esta enfermedad se debe a los depósitos cerebrales de amiloide, como si fuera un tipo de demencia infantil.

Además, el número de niños que sufren el trastorno desintegrativo infantil es mucho mayor que el número de niñas.

Diferencia entre el trastorno desintegrativo infantil y autismo

Pese a que ambos se incluyen en los trastornos de Espectro Autista, presentan ciertas características que los diferencian.

Los niños con síndrome desintegrativo infantil y los niños con autismo presentan dificultades en las habilidades comunicativas y sociales. Sin embargo, los primeros se diferencian de los segundos, porque experimentan una regresión de sus habilidades, padecen con más frecuencia episodios de epilepsia o muestran conductas estereotipadas mucho antes.

trastorno desintegrativo infantil

Tratamiento del trastorno desintegrativo infantil

Lamentablemente, no existe un tratamiento que permita acabar con los síntomas del trastorno desintegrativo infantil, pero con la ayuda de profesionales es posible mejorar la calidad de vida del niño que lo padece.

  Trastorno negativista desafiante | 4 Soluciones posibles

Es muy complejo poder mejorar las capacidades sociales, lingüísticas o motrices del niño, pero cabe la posibilidad de que adquiera la autonomía suficiente para realizar ciertas actividades con autonomía o que regulen su propia conducta, sin necesidad de entender lo que los demás le dicen.

En ocasiones y sólo cuando es estrictamente necesario, cabe la posibilidad de recetar fármacos al menor. No es lo más recomendable debido a los efectos secundarios, y siempre tiene que realizarse bajo supervisión médica.

A través de un tratamiento adecuado los niños y adolescentes podrás mejorar su autocontrol y, en consecuencia, controlar mejor su conducta.

En Psicología Nafría contamos con un experto equipo de profesionales especializado en el tratamiento psicológico de niños que estudia cada caso, para poder ofrecer una atención adecuada y personalizada. No dudes en ponerte en contacto conmigo, la primera consulta es gratuita.

Comentario Terapeuta

Patricia Nafría Vicente

Psicóloga sanitaria y Neuropsicóloga. Mente inquieta en formación continua.
Si te sientes identificado/a con mis artículos, no dudes en contactarnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PIDE CITA