LlámanosPide Cita

Niños y terrores nocturnos: por qué y cómo se gestiona

síndrome de asperger en niños
Síndrome de asperger en niños | ¿Qué debo hacer?
enero 11, 2021
castigos en la adolescencia
¿Son buenos los castigos durante la adolescencia?
febrero 4, 2021
Mostrar todo
Niños y terrores nocturnos

Muchos niños se despiertan en mitad de la noche porque han tenido alguna pesadilla, como padres les hemos consolado y se han vuelto a dormir en seguida, sin ningún problema. Sin embargo, en ocasiones estas pesadillas pueden llegar a ser mucho más terroríficas para los más pequeños de la casa.

Los niños y los terrores nocturnos suelen ser uno de los principales problemas para dormir, tanto para ellos como para los adultos, ya que estos últimos tratan de tranquilizar a sus hijos, en ocasiones sin que surja el efecto esperado.

Pero, no hay de que preocuparse ya que los terrores nocturnos no tienen porqué ser un problema médico serio.

En este post del blog de Psicología Nafría te contamos qué son los terrores nocturnos y cómo se gestionan.

Niños y terrores nocturnos ¿Qué son?

Para entender la relación que existe entre los niños y los terrores nocturnos, primero debemos de entender de que se trata esta alteración del sueño.

Los terrores nocturnos, también conocidos como “miedos del sueño”, ocurren mientras que el niño duerme, cuando se encuentra en la fase III del sueño NoRem, y se manifiestan mediante gritos, sudoraciones o con la agitación del cuerpo.

Por norma general, los terrores nocturnos tienen una duración que varía desde varios segundos a unos pocos minutos.

Esta interrupción del sueño afecta aproximadamente a un 40% de niños en España entre los 4 y 10 años, aunque hay un pequeño porcentaje de adultos que también se ven afectados. Normalmente, cuando los niños llegan a la etapa de la adolescencia los superan.

Los terrores nocturnos son considerados una parasomnia ¿Y eso qué es? Te estarás preguntando. Una parasomnia se trata de un trastorno que produce alteraciones en el sueño, es decir, comportamientos, experiencias, fenómenos o conductas que se producen mientras que el niño está durmiendo sin ser consciente de ello.

Niños y terrores nocturnos ¿Cuáles son los síntomas?

Para reconocer si un niño sufre terrores nocturnos primero debemos explicar las diferencias que existen frente a las pesadillas.

Cuando aparecen las pesadillas, por norma general, ocurren durante la fase del sueño más profunda, y el niño se suele despertar sobresaltado, llorando, angustiado y recordando algunos detalles y, además, puede que le cueste volver a dormirse.

Por otro lado, los terrores nocturnos suelen ocurrir cuando el sueño pasa de su fase más profunda a la fase más superficial, cuando han pasado más o menos dos o tres horas desde que el niño se durmió.

Cuando una persona experimenta un terror nocturno, habitualmente, no suele recordar que ha pasado.

Estos son los principales síntomas de los terrores nocturnos:

  • Suelen empezar con un grito de terror por parte de la persona que lo está experimentando.
  • Sudores y temblores.
  • Lloros.
  • Respiración fuerte y agitada.
  • Mirar fijamente a un punto con la mirada atemorizada y los ojos vidriosos y muy abiertos.
  • Tener el pulso acelerado y la cara o las mejillas ruborizadas.
  • Patalear y pegar, incluso tirar o arrojar objetos que haya a su alrededor.
  • Dificultad a la hora de tratar de despertar a la persona que está sufriendo un terror nocturno.
  • Es difícil de consolar.
  • En ocasiones puede provocar sonambulismo.
  • No recordar o recordar poco lo sucedido a la mañana siguiente.

Si crees que tu hijo o hija manifiesta uno o varios de estos síntomas, no debes de preocuparte, ya que los terrores nocturnos son una afección más común de lo que se cree, y no suponen una enfermedad médica o problema grave.

Niños y terrores nocturnos

Niños y terrores nocturnos ¿Cuáles son las causas?

Los terrores nocturnos son la consecuencia de una alteración en el sistema nervioso. Como he explicado antes, esta alteración se produce en el momento de transición de la fase del sueño profundo a la fase superficial.

Normalmente, esta transición transcurre de forma normal sin que ocurra ningún tipo de alteración. Sin embargo, en ciertas ocasiones motivadas por algunos factores, los niños se alteran en esa etapa, dando lugar a los terrores nocturnos.

Estas son algunas de las causas que relacionan a los niños y los terrores nocturnos:

  • Cuando no existe una rutina de sueño marcada o no duermen lo suficiente.
  • Si están estresados.
  • Depresión o ansiedad.
  • Horarios del sueño interrumpidos.
  • Si el niño se encuentra excesivamente cansado de forma habitual.
  • En ocasiones, los terrores nocturnos aparecen cuando el niño duerme fuera de su hogar o en un nuevo ambiente.
  • Algunos medicamentos pueden provocar esta afección del sueño.
  • El consumo de cafeína también está ligado a los terrores nocturnos.

En algunas ocasiones, los niños y los terrores nocturnos se relacionan por causas genéticas. Muchos niños que padecen este trastorno tienen familiares que también lo han padecido o han sufrido algún tipo de alteración del sueño similar como, por ejemplo, sonambulismo.

Niños y terrores nocturnos ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

Pese a que los padres no tienen nada que temer, puesto que los terrores nocturnos desaparecen a medida que el sistema nervioso madura, desde Psicología Nafría te contamos algunas pautas que puedes llevar a cabo con tu hijo o hija para reducir estos episodios:

  • Crea una rutina de sueño y asegúrate de que tu hijo esté tranquilo y relajado a la hora de irse a dormir.
  • Cerciorarte de que tu hijo o hija no se encuentre excesivamente casando.
  • Evita que tu hijo o hija se quede despierto hasta tarde.
  • Intenta reducir el estrés de tu hijo, por ejemplo, con actividades como el yoga para niños.
  • Cuando tu hijo o hija experimente un episodio de terror nocturno, asegúrate de que no se hace daño y ten paciencia, normalmente vuelven a conciliar el sueño por si mismos.

Niños y terrores nocturnos

Consulta a un especialista

Si tu niño y los terrores nocturnos se manifiestan cada vez con más frecuencia y mayor intensidad, lo más recomendable es que cuentes con la ayuda de un especialista, para que ayude a tu hijo u hija a conciliar mejor el sueño.

En Psicología Nafría podemos ayudarte, contamos con un experto equipo de profesionales que estudia cada caso, para poder ofrecer una atención adecuada y personalizada a niños y adolescentes.

No dudes en ponerte en contacto conmigo, la primera consulta es gratuita.

Comentario Terapeuta

Alicia González

Psicóloga Sanitaria especializada en Ansiedad.
Mamá de dos perros, Pluto y Simba, y una gata, Joya. Si te sientes identificado/a con mis artículos, no dudes en contactarnos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PIDE CITA