tipos de ansiedad
Los 5 tipos de ansiedad más frecuentes
junio 14, 2018
duelo en psicología
¿Qué es el duelo en psicología? ¿Cómo se manifiesta?
julio 10, 2018
Mostrar todo
trastorno del déficit de atención

El trastorno TDA, o Trastorno de déficit de atención, es un problema psicológico que sufren las personas con un comportamiento en el que predomina la incapacidad para mantener la concentración en todo tipo de tareas, principalmente mentales.

Resulta fundamental conseguir establecer un diagnóstico temprano del Trastorno de déficit de atención durante la etapa infantil, para evitar el posterior y temido fracaso escolar. Por eso hoy en Psicología Nafría vamos a tratar los síntomas y otros aspectos importantes de conocer.

Síntomas del trastorno de déficit de atención

Las personas que padecen el síndrome de falta de atención, tienden a abandonar las tareas por distracción muy rápidamente, pero no presentan conductas agitadas y nerviosas, por lo que no molestan en el entorno en donde se encuentran.

Los niños con trastorno de atención no suelen interrumpir las clases, ni molestar a otros compañeros, sino que tienen una gran facilidad para desconectar de la actividad que tienen que realizar en cada momento, tanto cuando el profesor está explicando o dando instrucciones, como cuando tienen que trabajar de forma personal o en grupo.

La distracción hace que se cometan frecuentes errores, y que no dispongan de toda la información, y herramientas a la hora de trabajar en tareas ya explicadas, en las que no han estado atentos.

Esto hace que quienes sufren el Trastorno de déficit de atención, intenten evitar todo tipo de actividades complejas que requieren un esfuerzo mental con máxima concentración, dando la imagen de personas vagas, e irresponsables.

Como este tipo de personas no resultan especialmente molestas en las aulas, es fácil que pasen más fácilmente desapercibidas hasta que se concretan unos bajos resultados académicos.

Este tipo de trastorno de atención comienza durante la infancia, y se mantiene de forma más o menos crónica, y no se atribuye a problemas de alteración neurológica, retraso mental, o trastornos emocionales.

Se trata de niños con dificultad de atención y de organización a la hora de gestionar el tiempo en el desarrollo de tareas.

En cualquier caso a la hora de diagnosticar un síndrome de falta de atención, siempre hay que hacer una distinción en la que se manejan variables como la edad de los niños, comportamiento de niños con otros problemas de desarrollo cognitivo, o enfermedades mentales, ambientes escolares que no estimulan el interés de los escolares, o individuos que presentan conductas negativas y desafiantes.

El Trastorno por déficit de atención puede venir también acompañado por síndrome de hiperactividad, y en ese caso se denomina con las siglas TDAH.

Dentro de este tipo de trastorno se pueden diagnosticar tres subtipos:

  • Predominantemente inatento, cuando presenta una gran dificultad para mantener la concentración en las explicaciones y tareas, pero sin agitación ni movimiento, que sería el Trastorno del déficit de atención sin hiperactividad.
  • Predominantemente hiperactivo, con una conducta nerviosa que les impide estar quietos, y que también dificulta el control de los impulsos, que junto con el siguiente sería Trastorno de déficit de atención con hiperactividad.
  • Impulsivo o combinado, en el que la persona presenta tanto déficit de atención como impulsividad e hiperactividad.

Actualmente y dado que se han establecido diferentes clasificaciones, se habla de TDAH de forma genérica para mencionar un trastorno único, en el que algunos pacientes presentarán más inatención, mientras en otros destacará más la hiperactividad, y diferenciando los subtipos TDA para el subtipo inatento, y TH para el subtipo predominantemente impulsivo o hiperactivo.

En cualquier caso, para tratar cualquiera de los subtipos, se utiliza el mismo tipo de medicación y psicoterapia para el TDA o TH.

Para poder establecer un diagnóstico de Trastorno de déficit de atención en niños, es necesario observar la repetición de las mismas conductas, al menos en dos ámbitos diferentes como puede ser en el colegio y en casa.

Los niños que padecen Trastorno por déficit de atención no presentan conductas violentas, por lo que este tipo de trastorno no interfiere en su grado de socialización, o en el hecho de contar con un grupo de amigos.

trastorno del déficit de atención

Con qué síntomas se distingue el Trastorno de déficit de atención con Hiperactividad

El Trastorno de déficit de atención con Hiperactividad se caracteriza por una baja capacidad para concentrarse, unida a una impulsividad, y sobreactividad excesiva.

La primera diferencia apreciable en niños con este trastorno de atención, es su incapacidad para permanecer sentados y concentrados ante una tarea concreta.

En la hiperactividad infantil a la actividad física se une una necesidad de estar continuamente hablando, o haciendo preguntas sin esperar la respuesta.

Su conducta también puede ser más irascible, y agresiva que la de los niños que solo presentan el subtipo de déficit de atención, por lo que sus relaciones sociales pueden ser mucho más problemáticas.

Las mismas dificultades que presentan para relacionarse con amigos, también suelen afectar a la relación en la familia.

Estos niños con trastorno de atención presentan una tensión física constante, y son incapaces de mantenerse relajados.

La atención dispersa en niños hace que no terminen las tareas, tratando de abandonarlas sin finalizar, salvo en casos muy excepcionales en los que se encuentren muy motivados.

Los niños hiperactivos, son incapaces de respetar el turno de palabra, e interrumpen las clases constantemente.

Al ser muy impulsivos, e impacientes, los niños hiperactivos, habitualmente se precipitan en sus reacciones cometiendo muchos errores.

Cuando llegan a la adolescencia sin haber sido diagnosticados, pueden llegar a ser muy conflictivos.

Qué tienen en común los niños con TDA y los niños con TDAH

Tanto unos como otros presentan una gran dificultad para focalizar la atención, seguir rutinas y pautas hasta concluir sus obligaciones, pero en el caso de los niños con trastorno por hiperactividad además destaca una conducta impulsiva y precipitada.

Los niños con TDA o con TDAH, sufren habitualmente confusión al no poder seguir con normalidad el hilo de las explicaciones, con un ritmo mental más lento, y dificultades a la hora de memorizar y procesar nueva información, que hace que se produzca una ralentización del nivel de aprendizaje, que si no se trata convenientemente desemboca en fracaso escolar.

Habitualmente se quedan solo con parte de la información, o son incapaces de identificar cada aprendizaje de forma precisa.

El Trastorno de déficit de atención en niños hace que estos presenten una gran dispersión mental, y demuestran una gran dificultad para poder realizar tareas normales, y en ocasiones ni siquiera saben por dónde empezar, cuando se trata de trabajos mentales más complejos.

Además les cuesta mucho organizarse, y se olvidan inmediatamente cuando se les marcan órdenes encadenadas.

trastorno del déficit de atención

Cómo tratar en el entorno escolar a los niños con TDA y TDAH

Puesto que el Trastorno por déficit de atención sea o no con Hiperactividad, se gesta durante la infancia, y se pueden diagnosticar incluso con siete años de edad, es muy importante detectar los síntomas para tratar adecuadamente a estos niños y poder sacar de ellos todo su potencial.

Cuando en un aula hay uno o varios niños con este tipo de trastorno de atención, es necesario adaptar las condiciones, para que estos alumnos puedan recibir formación con el mejor aprovechamiento.

En este caso, es necesario reforzar el aprendizaje también de forma individual, con apoyo dentro y fuera de la escuela.

También es conveniente hacer cambios en la planificación de actividades y en el diseño curricular, además de favorecer el desarrollo de exámenes con tiempo adicional, cuestionarios que resulten de más fácil comprensión para estos alumnos con TDHA, u otro tipo de sistemas de evaluación de conocimientos.

Tratamientos para el TDAH

En general se ha comprobado que la medicación funciona bien en un 80% de los casos, con dosis bien ajustadas, y una adecuada terapia psicológica para controlar, y mejorar los síntomas del Trastorno de déficit de atención.

El tratamiento para niños con déficit de atención incluye medicamentos de dos tipos, según sean estimulantes o no, y algunos pueden producir efectos secundarios como dolor de cabeza, o insomnio.

En muchas ocasiones al Trastorno de déficit de atención hay que sumar otros trastornos como depresión o ansiedad, que hace necesaria una combinación de medicamentos, y psicoterapia.

El especialista en salud mental elegirá como tratar el déficit de atención en cada caso, siendo muy habitual el uso de Terapia conductual, basada en producir un cambio en las conductas negativas o desadaptadas, a través de premios o recompensas.

En otras ocasiones se puede optar por una Terapia cognitivo conductual en la que se trabaja desde la comunicación, y la reflexión sobre los sentimientos, para conseguir el cambio a pensamientos más adaptativos, y mejorar con ello la autoestima perdida, como consecuencia del fracaso escolar producido por el Trastorno de déficit de atención.

Con este tipo de psicoterapia, se ayuda también a los pacientes a superar la ansiedad, y depresión que habitualmente suele estar asociada al TDAH.

Además cuando los pacientes presentan dificultad para mantener relaciones sociales, principalmente cuando sufren la hiperactividad, puede ser necesario trabajar terapias en grupo para enseñarles a controlar sus reacciones a la hora de interactuar con los demás.

Dentro de las terapias para aliviar, y mejorar el Trastorno de déficit de atención e hiperactividad, se utilizan herramientas como el trabajo de la conciencia plena, actividades al aire libre, o incluso cambios en la dieta, o trabajos para entrenamiento mental.

A la ayuda psicológica es necesario sumar el compromiso de la familia para obtener mejores resultados.

En cualquier caso, el diagnóstico y tratamiento temprano del Trastorno de déficit de atención es fundamental para evitar el fracaso escolar, y todos los problemas de ansiedad y depresión que están asociados.

trastornos del déficit de atención

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *